sábado, 4 de octubre de 2008

CIUDAD DE LADRONES - DAVID BENIOFF




CIUDAD DE LADRONES.
Autor: David Benioff.
Editorial: Seix Barral.
Traducción: Francisco Lacruz.
ISBN: 978-84-322-3180.
Nº de páginas: 352.


Este libro apareció tímidamente en las librerías este verano. Discretamente, sin pretender ser el centro de atención como algunos de sus colegas de género, sin delirios de grandeza y sin vanidades prefabricadas.

Paseando por la librería pasando revista a las novedades y comprobando los cambios efectuados en las estanterías en las últimas semanas, se me acercaban, cuales mercachifles de mercadillo, los últimos lanzamientos que las editoriales disfrazan con portadas de colores estridentes como fulanas con exceso de maquillajes a las que lanzan a las calles sus proxenetas.

Intentando espantar de mi lado a todo aquel ejército de mercaderes, me refugié entre las estanterías intentando descubrir algo de pureza y autenticidad; alguna de aquellas obras colocadas de canto en las que únicamente se puede leer el título y que la mayoría de veces requieren posturas un tanto incómodas.

Allí estaba, colocado perfectamente en una isla fuera de la vista de todos los posibles clientes. En un lugar donde si no entras expresamente a buscar algo, no lo verías. Con sus tapas nuevas y brillantes, sin ornamentos ni colorines, una portada blanca con el título y una gallina roja en un lateral. El libro me miraba como un perrito perdido que te mira y mueve la cola para que lo acaricies y ganarse tu amistad. Me acerqué y lo hojeé. Sacudí sus páginas rápidamente como hacen lo tahúres en los casinos con las cartas, y leí la contraportada: La historia de dos hombres en el Leningrado de la II Guerra Mundial que son encarcelados, uno por saquear el cuerpo de un soldado alemán muerto y el otro acusado de deserción. Un coronel del ejército ruso les ofrece la libertad a cambio de que consigan una docena de huevos para el pastel de boda de su hija y para ellos disponen de seis días.

Reconozco que lo primero que pensé fue; “¡otro libro sobre la II Guerra Mundial!” Estuve tentada a volver a dejarlo en el montón, pero aquellos ojitos del perro abandonado me sedujeron y acabé por llevármelo a casa, atraída por el olor a aventura que emanaba de la novela. Supongo que es la primera vez que me compro un libro “por los huevos”. Y también, por qué no, que el autor es guapo.

Pasaron varios días hasta que me decidí a abrirlo y ver si mi nueva adquisición merecía la pena o había sido una pérdida de tiempo y dinero.

La historia trata sobre la amistad y el instinto de supervivencia. La dureza de una ciudad sitiada durante la II Guerra Mundial se refleja de forma casi fotográfica ya en las primeras páginas.
Los personajes, aparte de ser descritos, muestran su personalidad y son asimilados desde el momento en que se presentan al lector; la juventud e ingenuidad de Lev, el adolescente tímido y retraído que empieza a descubrir su cuerpo y sus deseos, y el humor, valentía y talento para la negociación de Kolya, el joven soldado acusado de desertor por seguir sus instintos más primarios, apasionado de la literatura y por la obra de un autor desconocido.

El lenguaje es tan sencillo que resulta delicioso en la mayor parte de la obra. El humor, presente en gran parte de la historia, se mezcla con la amargura y el desaliento que en la mayoría de ocasiones golpea al lector de manera repentina sin saber por donde vienen los tiros. Quizá la experiencia del autor como guionista haga que las descripciones sean casi materializadas en las páginas y podamos sentir el frío, el hambre, el deseo y el afecto. Cuando un libro te hace sentir lo que en él se cuenta y no sólo imaginarlo, es cuando sabemos que hemos hecho una buena inversión, y no sólo monetaria.

La sencillez de esta novela hace de ella una excelente obra que empieza a escalar la montaña del éxito con la única ayuda de los lectores, que en definitiva es como quieren lo autores ser reconocidos.

David Benioff nació en Nueva York en 1970. Ha sido guionista de películas como Troya y Cometas en el cielo. Su anterior novela, La última hora, fue llevada al cine por Spike Lee. Está claro que para este hombre, cine y literatura están irremediablemente unidos. Ciudad de ladrones acaba de publicarse en España y será traducida a veinticuatro lenguas.

3 comentarios:

Manel Haro dijo...

Lo más apasionante de ir de librerías es precisamente el perderse entre las estanterías alejadas de la mesa de novedades para ganar el oxígeno ante tanta contaminación literaria.

Rudecindo Peña Carrasco dijo...

Soy un director de escuela jubilado, chileno, 70 años, que he decidido aumentar mi cultura personal al máximo para lo cual cuento con internet y comentaristas como Celia Santos que hoy me ha remitido a Ciudad de Ladrones de Emilio Guiloff lo que agradezco sinceramente porque apenas llegue esta obra a mi paìs la adquiriré gracias a su consejo.

Celia Santos dijo...

Muchas gracias por tu comentario y espero que no dejes de visitarme.
Por cierto, el autor del libro es David Benioff.

Un saludo